viernes, 28 de octubre de 2011

Berlín, Parte siguiente



La cerveza es muy saludable tomada con moderación, pero también en exceso. Sus propiedades diuréticas ya eran conocidas en la antigüedad, por lo que los egipcios inventaron -conjuntamente con la cerveza- los urinarios. Pero no hemos venido aquí a hablar de urinarios, pero si de cerveza.
¡¡Atención, turistas incautos!! Desconfiad de la Berliner weisser. Esta especie de cerveza la sirven en color rojo o verde, porque se mezcla con jarabe de frambuesa (rojo) o de una hierba llamada hepática (verde). Imaginaos una cerveza flojucha de suyo, y mezclada con un producto de estos. Es una horrorosa poción... Probadla, incautos... Igual os convertís en ranas.

Como ya hablábamos de la - por otra parte justificada- mala conciencia institucional que se sufre en Alemania con respecto al asesinato sistemático de judíos en la época de Hitler, hay muy cerquita de la puerta de Branderburgo (a la izqui, siguiendo las tapias de la embajada Americana) un monumento estremecedor: el memorial del holocausto. Solo son bloques de hormigón gris, ordenados metódicamente, impersonales, numerosos, todos distintos... No hace falta comentar nada mas.


1 comentario:

Camila dijo...

Hola quería preguntarte si sabes como para recomendarme hoteles baratos en Berlin que esten bien ubicadoS? nunca he ido a Alemania...